Conocer cómo se relaciona el Síndrome de Ovario Poliquístico y la Resistencia a la Insulina es clave para que las pacientes puedan tener un mejor manejo del tratamiento y mejorar su calidad de vida

De cada 10 mujeres, entre 5 y 7 que tienen Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), también han sido diagnosticadas con resistencia a la insulina. Aunque hasta ahora, no se ha determinado si la resistencia a la insulina es una causa o si es una consecuencia del SOP.

¿Cómo actúa el exceso de insulina en el Síndrome de Ovario Poliquístico?

La insulina actúa directamente sobre el ovario, incrementando la producción de andrógenos como la testosterona (hiperandrogenismo), y a mayor producción de hormonas masculinas aparecen síntomas como el acné, el hirsutismo, los períodos irregulares, la falta de ovulación, entre otros. Es decir, que una gran cantidad de insulina podría estar incrementando el hiperandrogenismo y por lo tanto, la anovulación, 2 de las 3 características principales del Síndrome de Ovario Poliquístico.

 ¿Por qué también es importante saber si se tiene resistencia a la insulina con el Síndrome de Ovario Poliquístico?

Porque los anticonceptivos sirven para ayudar a las hormonas en los ovarios, pero si la insulina (y el azúcar) no está controlada, tal como se explica más arriba, el metabolismo hormonal podría seguir alterado y quizás esta podría ser una de las razones por las que las mujeres no ven resultados en sus tratamientos con el Síndrome de Ovario Poliquístico.

Como el SOP es un síndrome que puede ser provocado por múltiples factores, el tratamiento dependerá de la evaluación del médico, donde el principal tratamiento son LA MEJORA DE LOS HÁBITOS, como ejercicio físico mínimo 3 veces a la semana y una alimentación balanceada donde se cuiden los alimentos de alto índice glucémico (baja en azúcares, grasas y carbohidratos), además de recetar posiblemente:

  • Un determinado tipo de anticonceptivo o un antiandrógeno (no son lo mismo).
  • Metformina o inositol para controlar los niveles de azúcar.
  • Trabajar en conjunto con otras áreas como dermatología y nutrición.

LO IMPORTANTE ES QUE SEPAS ES QUE SI HAY SOLUCIONES y no tienes que vivir con esos síntomas.

El manejo de este diagnóstico tiene un componente endocrino importante. Por eso, gracias al Diplomado en Ginecología Endocrinológica con el que cuento, puedo dar una mejor asesoría a estas pacientes.

Como puedes ver, en este síndrome intervienen múltiples factores, y por lo tanto, debe evaluarse de forma integral y, sobre todo, personalizada. Siempre se necesitará mantener hábitos saludables, en algunos casos se necesitará también medicación.

También puede interesarte leer las preguntas más frecuentes sobre SOP.

Para una cita, puedes contactarme aquí. 

Dra. Alejandra Galofre, Ginecóloga Obstetra en Bogotá.